sábado, 10 de noviembre de 2018

Sabino Barinaga: de portero en Balaidos a inaugurar Chamartín

Aunque a muchos de nuestros lectores les pueda parecer raro, el uso de las sustituciones en los jugadores durante los partidos es una innovación un tanto moderna. Antiguamente, hablando siempre de partidos oficiales, si un jugador se lesionaba durante el partido no podía ser remplazado por otro compañero, por lo cual el equipo afectado se veía lastrado en comparación a su rival. Daba igual si era el minuto 5 u 88 de partido, la sustitución no se permitía. Si el lesionado podía permanecer en el terreno de juego, generalmente el entrenador cambiaba la disposición táctica para ubicar al lesionado en la delantera y que este intentara atrapar algún balón perdido para lograr lo que comúnmente se denominaba “el gol del cojo”. Cuando el lesionado era el portero su puesto lo tenia que ocupar un jugador de campo, por lo cual ya ni se podía usar la formula del atrapa goles. En España, con el paso de los años, se permitió cambiar al portero pero solo si este resultaba lesionado, aunque algunos entrenadores lo usaban “fraudulentamente” cuando el meta titular no tenia su día. De manera oficial no seria hasta el Mundial de México 70 cuando la FIFA permitió los cambios para jugadores de campo, ya fuera por decisión técnica o por lesión. 

¿Y tiene algo que ver esta introducción con el partido de que jugamos este fin de semana en Balaidos?, pues si, así que veamoslo.

Barinaga, Dindurra y Olivares durante la temporada 40-41.

El Real Madrid afrontaba la temporada 48-49 en un intento de renovación tras el fiasco de la anterior: tres entrenadores y un undécimo puesto en una liga de catorce equipos, en la cual se salvo del descenso en la ultima jornada. Al frente continuaba el técnico ingles Michael Keeping, mientras que dejaban el club Corona, Huete, Alsua, Rafa, Pruden y Moleiro, aunque estos 2 últimos volverían años después a la “Casa Blanca”: el primero como parte de los servicios médicos del club y el segundo como eterno ayudante de Miguel Muñoz en el banquillo. Precisamente una de las altas para esta nueva temporada era la de Muñoz, que junto a Pahiño, llegaban al club blanco para hacer historia ambos. 

Pese a un comienzo de Liga horrible donde en las cuatro primeras jornadas solo consiguió ganar un partido, si bien  jugo en ellas contra Barcelona, Atleti y Valencia, el equipo enderezo el rumbo y encadeno 10 partidos sin perder lo que llevo al liderato de la clasificación, algo que no lograba desde hacia mas de 2 años, auspiciado en gran parte a los goles de Pahiño y Olmedo. Sin embargo el mes de Febrero resulta nefasto para el Madrid: pierde 3 de los 4 partidos y el Barcelona no perdona y supera a los blancos en la clasificación tras perder estos 0-2 en casa contra el Oviedo a falta de 4 jornadas. Los de Keeping afrontan un desplazamiento a Vigo, ante un Celta que esta luchando contra el descenso tras jugar en Valencia,  y que entre semana sera el rival de la Selección Española en un partido de entrenamiento en el viejo Metropolitano, antes de continuar viaje hacia Vigo. El Madrid por su parte tiene problemas en el once a presentar ya que la defensa titular no esta disponible así como el portero Bañón que sale de un proceso catarral que le había tenido en cama. 

El Madrid consigue presentar en Vigo un equipo de circunstancias: Bañón, Mariscal, Navarro, Watson, Olmedo, Ipiña, Miguel Muñoz, Vidal, Pahiño, Macala y Barinaga. Como las desgracias nunca vienen solas apenas 3 minutos después del comienzo el Madrid encaja un gol en parte por un balón que se le escapa a Bañón y en parte por un empujón que recibe. El publico empuja a los locales que sin embargo poco a poco se ven superados por un Real que empata por medio de Muñoz a mitad de la primera parte. Sin embargo todo el esfuerzo blanco se ve superado por la mala suerte: Bañón se lesiona a falta de dos minutos para finalizar la primera parte tras lanzarse a los pies de un jugador vigues. Para no demorar mucho la reanudación se decide que Macala ocupe el puesto de Bañón durante este par de minutos. En el descanso se comprueba que el portero sufre una luxación en la mano por lo cual no puede colocarse en la puerta. Lo ideal seria que el meta suplente ocupe su lugar, sin embargo Adauto, pese a que ha viajado con la expedición, también esta enfermo por lo cual se decide quitar a un delantero para colocarlo en la portería. El elegido es Sabino Barinaga, un comodín que lo mismo jugaba de delantero que lo hacia en la defensa. Ademas el puesto de meta no le era extraño puesto que ya había sido portero madridista en un derby jugado en diciembre del 45 en Chamartín. Aquel día Bañón recibió un rodillazo del delantero rojiblanco Juncosa que le dejo inconsciente, lo que motivo que Barinaga defendiera la meta blanca durante los siete minutos que restaban hasta el descanso del partido. Tras el descanso, Bañón si volvió a su puesto aquel día. 

Sabino Barinaga el día de su debut efímero en la portería de Chamartín.

En Vigo Bañón volvió al campo pero como extremo, mientras que Barinaga se enfundo el jersey de portero. Pese a tener en la meta a un guardameta poco ducho en la materia, el Celta no salio al ataque y el Madrid logro contener y controlar el partido en gran parte por el esfuerzo de los blancos que se multiplicaban por todo el campo. Barinaga hace alguna que otra parada e incluso en la delantera el Madrid esta a punto de marcar en una jugada entre Macala y Bañón, pero poco a poco la lógica se impone y en el minuto 67 el Celta se adelanta con un tiro fuerte y colocado de Vázquez al que Barinaga solo logra rozar con los dedos. El partido sigue por los mismo derroteros y a falta de cuatro minutos, un rechace del eventual portero es aprovechado por Zubeldia para marcar el 3-1 definitivo. En vestuarios Barinaga sonreía, y es que su actuación no fue mala, a la vez que pedía un puesto como portero en la Selección española A o B que en esos días jugaba encuentros de preparación de cara a los encuentros que tenia que disputar ese mismo mes. 

Sabino Barinaga en Vigo: 45 minutos de delantero y 45 minutos de portero.

Muchos elementos jugaron en contra aquel fin de semana y un Madrid mermado no pudo realizar mas. Pese a que el Barcelona perdió esa jornada en su visita a San Mames, la Liga para el Madrid seguía muy difícil mas que nada por que los cules les restaban en casa 2 de los 3 partidos que faltan por jugar y debía dejarse la mitad de los puntos por el camino. Estos no cedieron y lograron los 6 puntos en juego por lo que se proclamaron Campeones de Liga. Aprovechando esta desconocida curiosidad de Barinaga vamos a recordar brevemente su carrera tanto dentro como fuera del Real Madrid. 

Sabino Barinaga Alberdi nació en Durango en el verano de 1922. Con la llegada a Bilbao de la Guerra Civil los padres decidieron alejarle del conflicto bélico, por lo cual le enviaron al Reino Unido, en concreto a la ciudad portuaria de Southampton, junto a cerca de 4000 de chavales en el barco SS Habana que traslado a los llamados “niños de la guerra” en Mayo de 1937. En Nazareth House (Hill Lane), al margen del estudio y del aprendizaje del idioma en las escuelas locales, tomo contacto por primera vez con el futbol. Pese a ser novel en este deporte, todo cambio el día que el gerente del  Southampton FC les vio jugar. Junto a Barinaga estaba Raimundo Perez Lezama y rápidamente el ingles comprendió que los chavales tenian algo distinto al resto. Les ofreció unirse al equipo B del Southampton y ambos no lo dudaron. Pronto se comprobó que la intuicion no le falló al gerente y es que tanto Lezama como Barinaga jugaron 18 partidos, el primero como  portero mientras que el alto y delgado Barinaga se destapo como un goleador nato logrando mas de 60 tantos en los mismos partidos. Con la llegada de la II Guerra Mundial el fútbol sufre en la zona un parón en las competiciones regulares y el club modifica los equipos para jugar diversas competiciones. Lezama y Barinaga jugaran una liga en el condado de Hampshire, en uno de los equipos que forma el  Southampton. Nuevamente el de Durango destacara por su facilidad goleadora con 22 tantos en 14 partidos. 

Sabino Barinaga, en el centro sentado, durante su etapa en el Southampton

Visto el avance de la Guerra en Europa y el fin del conflicto en España, Barinaga vuelve a nuestro país en Marzo de 1940. Prueba fortuna en el Athletic Club en primera instancia, para a continuación ser reclamado desde Madrid ya que Bernabéu tenia informes suyos provenientes del cónsul español en Inglaterra que era madridista. La oferta del conjunto capitalino le llena y con apenas un par de entrenamientos y 17 años, el mister madridista Paco Bru le hace debutar en San Mames en Abril en la ultima jornada liguera. El Madrid pierde 3-1 y Barinaga pasa desapercibido en el encuentro, incluso las crónicas de la prensa de Bilbao son algo hirientes, seguramente por la reciente negativa a incorporarse al conjunto vasco.  Esa misma temporada volverá a jugar un partido mas en Copa del Generalísimo en Chamartin ante el Murcia, con lo cual en menos de 1 mes había debutado en las dos grandes competiciones con la camiseta blanca. 

La critica vasca se cebo con el debut de Barinaga,

De cara a la siguiente temporada Barinaga ya dispone de mas oportunidades. Juega bastantes amistosos, marcando en la mayoría de ellos, mientras que en Liga disputa 16 partidos marcando 8 goles. En la temporada posterior sufre un parón en su juego motivado por la dura competencia en la delantera madridista. Chus Alonso, Botella, Alday y Arbiza le cierran el paso y apenas tiene oportunidades. La secretaria técnica madridista decide cederle al Real Valladolid, donde jugara la temporada 42-43 en 2ª División. Allí obtendrá los minutos que necesita y se convertirá en titular de un equipo blanquivioleta que estará a punto de subir a primera división, cayendo derrotado finalmente por 2-0 en la promoción jugada en Barcelona ante el Granada. Sin embargo con ese partido no termina la temporada para “el ingles de Durango”, como le denominaban, ya que volvió a la disciplina blanca a tiempo para disputar la competición de Copa de esa temporada donde jugara  varios partidos, incluida la final, siendo parte activa en el famoso 11-1 al Barcelona al que le endoso 4 goles aquella tarde. 

A partir de la temporada 43-44 comienzan la etapa dorada de Barinaga en el club. Sera el máximo goleador del equipo los dos primeros años, en los que formara pareja con Pruden, Alonso, Alsua, Vidal… El equipo tarda en conseguir títulos y no sera hasta la Copa del Generalísimo de 1946 donde se reeditan los éxitos que habían finalizado antes de la Guerra Civil. Pese a los cambios de entrenadores, Encinas, Quincoces y Albéniz, el vasco sigue contando para todos e incluso de manera involuntaria se convertirá en ayudante del nuevo técnico que llega a Chamartin: Michael Keeping. Este tendrá a Barinaga como traductor en los primeros meses. En estos años obtendra 2 Copas del Generalísimo y 1 Trofeo Eva Duarte, aunque la Liga se le resistira. Sin embargo con el final de la década y la llegada de los nuevos valores al equipo, Molowny, Narro, Cabrera, Pahiño… hace que el de Durango empiece a desaparecer de las alineaciones poco a poco y empiece a vislumbrar el final de su carrera en el club. 

Dibujo de Barinaga a mitad de los años 40.

Una carrera en la cual le llevo a jugar mas de 200 partidos en 10 temporadas, y sobre todo a conseguir que el nombre de Barinaga este unido de manera inequívoca al Santiago Bernabéu, puesto que fue el autor del primer gol conseguido en el estadio, durante el encuentro amistoso de inauguración jugado en Diciembre de 1947, ademas de marcar en el primer encuentro oficial jugado en el estadio. Así lo recordaba aquel primer gol en una entrevista en 1985: “Jamas se me olvidara (…) recuerdo el gol porque fue el mas bonito que he marcado en mi vida. Fue un centro de Vidal, me lance en plancha y entró el balón por la escuadra. De mil veces que lo hubiese intentado nunca hubiera salido tan perfecto” (Nota: Aunque Barinaga lo recordara de esa manera el balón en realidad entro por bajo pegado al poste, como lo atestiguan las fotos de aquel dia)

Dibujo del primer gol en el nuevo estadio del Real Madrid publicado en Historia Viva del Real Madrid publicado por ABC.

Finalmente toma la decisión de abandonar el club madridista con destino la Real Sociedad en la temporada 50-51. Allí estará durante 3 temporadas al termino de las cuales comienza un breve retiro. A comienzos de la temporada 53-54 se entrena en el viejo Metropolitano, dado que el mister rojiblanco, Benito Diaz, es un viejo conocido suyo de su tiempo en la Real Sociedad. Sin embargo le pilla lejos el estadio y tras pedir permiso en el Madrid,  se sigue entrenando en Chamartín que le pilla mas cerca de su casa. Al mismo tiempo conoce en Madrid a Manuel Ruíz Rodríguez, por aquel entonces presidente del Real Betis, quien le propone continuar su carrera en el conjunto verdiblanco. Barinaga a principio se lo toma a broma, pero ante la insistencia del bético acaba firmando por lo que resta de temporada pese a que los béticos estaban en ese momento en 3ª División. El vasco se vuelve a calzar las botas y desde mediados de Diciembre colabora activamente en el ascenso a 2ª del Betis, por lo que decide continuar un año mas en el equipo. Al termino de la temporada 54-55 decide retirarse definitivamente como jugador tras una larga carrera comenzada en la posguerra. Sin embargo siempre le quedo como único lunar de su carrera el no haber conseguido debutar con la selección española. Clase y condiciones no le faltaron pero si tuvo rivales, y de gran entidad, como Cesar, Zarra, Gainza, Herrerita, Epi...que unido a que España apenas jugo una veintena de partidos en esa década hizo imposible su debut. 

Barinaga al poco de fichar por el Real Betis.

Sin embargo no se aleja del todo del terreno de juego, sino que se situó al margen convirtiéndose en entrenador. Primero en el Real Betis, al que entreno en varias etapas, y posteriormente con una larga carrera que le llevaría por Osasuna, Real Oviedo en varias etapas, Málaga, Atlético de Madrid, Valencia, Sevilla, América de México, Marruecos, Nigeria, Real Mallorca, Cádiz….e incluso como asistente del seleccionador Pepe Villalonga para el Mundial de Inglaterra del 66 al que acudió España. Es al final de la década de los 70 cuando se retiraría completamente del fútbol de primer nivel. Tras una placida jubilación, en comparación del ajetreo de los banquillos, fallecería tras complicaciones derivadas de una intervención a causa de una dolencia coronaria. Lo haría en Madrid el 19 de Mayo de 1988, aunque erróneamente se indique en muchos sitios el mes de Marzo. 

Sabino Barinaga se señala en la alineación madridista de la final de Copa de 1946

jueves, 11 de octubre de 2018

Madridistas en la Selección - La salida de Juanito

El Mundial 82 fue un autentico fracaso. Partiendo con un grupo a priori sencillo con Honduras, Yugoslavia e Irlanda del Norte, España inicio la 1ª fase con un triste empate a 1 con los centroamericanos, gano con ciertas ayudas a los balcánicos y acabo perdiendo con los irlandeses. Tan lamentable resultado propicio que el cruce para la 2ª fase fuera con Alemanes e Ingleses, saldándose con una nueva derrota y un triste empate a cero con la consiguiente eliminación. La etapa Santamaría tocaba a su fin de manera sorprendente por cuanto si uno miraba la convocatoria para el Mundial, sin ser el máximo favorito, si había cierta calidad y buenos jugadores en el plantel: Arconada, Camacho, Gordillo, Alesanco, Zamora, Periko Alonso, Juanito, Santillana, Quini, Lopez Ufarte...

El ultimo partido de Juanito con la selección: España - RF Alemana

El cambio no se hizo esperar. Santamaría presento su dimisión tras el partido con Inglaterra y Pablo Porta, presidente de la Federación le dijo que esperara unos días y hablarían. El paso de los días no altero la idea de Santamaría, hastiado por una campaña atroz de la prensa, de algunos jugadores que no veían buenos sus planteamientos y del seleccionador que todo español llevó dentro de si durante el Mundial. Hasta el cantaor Camarón de la Isla llego a decir que la selección no era capaz de entonarse ni por bulerias. Para intentar poner cuanto antes tierra de por medio e intentar levantar el animo de hinchada, Porta no quiso tener vacante el puesto de seleccionador durante el verano y pronto empezaron las maniobras para ocuparlo. El elegido fue Miguel Muñóz, el histórico exjugador y extrenador madridista. A este el cargo no le era desconocido puesto que en 1969 formo parte del triunvirato, junto a Luis Molowny y Salvador Artigas, que habian ocupado el vacío del banquillo tras no clasificarse España para el Mundial de México 70. 4 partidos con 2 victorias, 1 empate y una sonrojante derrota contra Finlandia en Helsinki fue el balance antes del traspaso de poderes a Kubala.


Porta no tuvo en cuenta aquella etapa y tras presentar su nombre a la Junta Directiva de la Federación, y esta dar el visto bueno, presento a finales de Julio a la prensa en la vieja sede de Alberto Bosch a Muñóz, a poco mas de 3 semanas tras el ultimo partido de la selección en el Mundial. No fue difícil convencerle puesto que este consideraba el cargo como la cúspide su carrera. De primeras Muñóz ficho por dos años, hasta la Eurocopa de Francia para la cual tenia que jugar la fase de clasificación ante Países Bajos, Islandia, Irlanda y Malta. El primer partido se determino para finales de Octubre de 1982 ante Islandia en La Rosaleda, por lo cual se esperaba con gran interés la lista de convocados. Esta no dejo indiferente a nadie y es que hasta 14 jugadores convocados para el Mundial desaparecieron de esta nueva lista. Las mas significativas fueron las de Zamora, Saura, Alesanco, Alonso, López Ufarte y Juanito. El seleccionador se defendía aduciendo que algunos estaban lesionados y otros no en su mejor momento, al mismo tiempo que decía que no cerraba la puerta a nadie y que esta primera lista ante un rival en teoría inferior, era una toma de contacto. Una victoria por 1-0, aunque con mayor dominio y ocasiones, relajo el ambiente en pos de la visita a Dublín en Noviembre y el recibir a los Países Bajos en Febrero. Con las siguientes convocatorias la vuelta de Juanito siguió convirtiéndose en ausencia permanente. El malagueño seguía siendo titular para Di Stefano en el Madrid, pero Muñóz con contaba con el, pese a que desde parte de la prensa se pedía su vuelta. Los 5 partidos que juega España durante la temporada 82-83 se traducen en 4 victorias y 1 empate, por lo que nada se puede reprochar al técnico en cuanto a las ausencias.

Miguel Muñoz, Camacho y Gordillo en el viaje a los Paises Bajos.

Para la temporada 83-84 la selección se estrena jugando un amistoso ante Francia en el Parque de los Príncipes que se salda con un empate 1. En el horizonte esta presente el partido de Noviembre en Rotterdam ante los Países Bajos donde una victoria clasificaría directamente a los hombres de Muñóz para la fase final de Francia. La convocatoria es nuevamente acogida con interés y una vez mas , a excepción de "Tente" Sánchez, los defenestrados del Mundial siguen fuera. Juanito, que en ese momento lleva 8 goles en 10 partidos con el Madrid, se lleva un palo por su ausencia. A preguntas de los periodistas se sincera: "Me vine abajo, estaba muy desmoralizado. Me ha sentado muy mal. Lo considero una injusticia ya que de nada sirve como estoy trabajando. Otros en menos forma que yo han sido llamados. ¿Que si se esta equivocando Muñóz?, es una opinión mía muy particular, pero creo que esta siendo muy injusto. Es el quien hace o deshace y por tanto quien acierta o se equivoca. Hasta ahora los resultados le están favoreciendo". El seleccionador había declarado en Televisión que veía mejor al barcelonista Carrasco que a Juanito y dado el estilo de juego que imponia, le gustaba más tener a un extremo pegado a banda a diferencia de como actuaba el malagueño. En los mentideros de la prensa se comentaba que Juanito no iba a tener sitio en la selección mientras estuviera Muñóz, aunque el malagueño atribuía su ausencia a desavenencias con la Federación por problemas económicos surgidos tras el Mundial. Lo cierto es que casualidad o no, tras estas declaraciones España no es capaz de ganar en Rotterdam perdiendo 2-1, con gol del madridista Santillana, y dejando muy difícil la clasificación dado que los Países Bajos tenían mayor diferencia de goles que los españoles. Para colmo en Diciembre estos golean a Malta 0-5 en su ultimo partido dejando a España una única salida si quiere clasificarse para Francia: ganar a Malta en vísperas de Navidad por once goles de diferencia. 

El histórico 12-1 que subió al marcador del Gol Sur del Villamarin.

La historia es sobradamente conocida. Ante un Benito Villamarín con media entrada y mas fe en los jugadores que en el publico, España llega al descanso ganando por 3-1, los tres obra de Santillana, y un penalti fallado por Señor. En una segunda parte histórica 4 goles de Rincón, 2 de Maceda y sendos de Santillana y Sarabia ponían a España a falta de 10 minutos al borde de la clasificación a espera de marcar un gol mas. Este llegaría poco después por medio de Juan Señor que se redimiría del fallo desde los once metros y junto a la histórica narración de Jose Ángel de la Casa, pondrían al país al borde del colapso cardiaco enfrente del televisor. España conseguía la utopía y se clasificaba para París. Juanito, que se había perdido los 9 partidos desde el Mundial entre clasificatorios y amistosos, veía el futuro cada mas incierto con la camiseta roja aunque seguía teniendo esperanzas ya que quería ponérselo difícil al seleccionador. Sin embargo esos propósitos se vieron sacudidos por una carga de profundidad lanzada por el seleccionador. 

Para el invierno/primavera de 1984 Muñóz y la Federación concertaron varios amistosos. En Enero, sin Juanito nuevamente, viajo hasta Cadíz la selección para enfrentarse a Hungria, quien venció 0-1 a una España gris y apática que olvido el juego ante Malta. En Febrero se organizo otro "bolo" ante Luxemburgo con un desplazamiento poco apetecible para jugar en país nevado ante un rival de poca categoría, maxime cuando estaba en ciernes una pelea entre la Federación y el Consejo Superior de Deportes (CSD) que estaba parando el dinero de las subvenciones que recibía la Federación, llegando incluso esta a pensar en suspender el partido por no disponer presuntamente de dinero para el viaje. Pese al frío del Gran Ducado de Luxemburgo, fue Miguel Muñóz quien se encargo de elevar la temperatura en una rueda de prensa que se esperaba aburrida y sosa. A los postres del almuerzo que dio la Federación a los periodistas desplazados, comenzó el interrogatorio de la prensa, mas centrado en que jugadores no estaban que en el partido en si. De primeras le preguntaron a Muñóz que por que insistía en los barcelonistas Marcos y Carrasco ya que el periodista les consideraba extremos inoperantes, a lo que el madrileño contesto recordando los goles que había metido cada uno durante esa temporada. Le preguntaron por Ramírez que destacaba en el Murcia como extremo y contesto que en Barcelona y Zaragoza no había hecho nada aunque le seguía de cerca. Continuaron preguntándole por el numero cerrado de jugadores que convocaba y Muñóz empezó a soltarse acusando a la prensa de poner por la nubes a Carrasco para poco después decir que le ponían de vuelta y media, acabando la contestación con una frase premonitoria: "No deberíamos citar nombres porque es arriesgado. Créanme". Viendo la contestación la prensa no dejo pasar la oportunidad y enseguida apareció el nombre de Juanito en las preguntas, por medio de Juan Manuel Gozalo. Muñóz no pudo mas y se desato: "Que sí. Que Carrasco ha marcado siete y ninguno de penalti. ¿Y no mencionan a López Ufarte?, porque estos dos muchachos suenan a menudo, me los recomiendan a cada paso. No soy quién para darles consejos. Mas debieran hacer balance. Conste que soy el primero en reconocer que se trata de dos futbolistas excelentes. Ahora, dígame, ¿qué hicieron ambos en el Mundial? Y Juanito antes, ¿en el de Argentina de 1978, o en el Europeo de 1980?. Y esto cuando sólo tenían veintidós años. Daba vergüenza verles en Valencia. Vamos, los saltitos y las palmas que daban ante aquellos negros de Honduras. Y el pobre Satrústegui corriendo de palo a  palo. Así, claro, se lesiona. Y si no lo mataron fue por puro milagro. Esta es historia vivida. En el fútbol hay que dar la cara sobre todo lo demás. Dar la cara". 

La primera andanada fue espectacular, por lo que la prensa volvió a insistir sobre la conveniencia de jugar Juanito y Santillana: "Aunque desee ganar, no me interesa lo que pase en Luxemburgo ya que se trata de un partido de paso. Pienso mas en la Eurocopa y a Francia no se pueden llevar futbolistas que únicamente sobresalen cuando juegan en casa, los que en la selección no dan el rendimiento necesario". Los periodistas siguieron preguntando sobre nombres concretos y Muñoz no eludió nada saliendo nombres a la palestra como el de Butragueño en la Sub21, la posibilidad de convocar como tercer portero para la Eurocopa a Miguel Angel o si llevaba jugadores de los llamados equipos grandes. Muñoz se defendió asegurando que llevaba a lo mejor que tenia y protegía a Santillana al cual Di Stefano había dejado en el banquillo madridista en algunos partidos.

Apenas les falto tiempo a la prensa para que el teléfono de Juanito empezara a echar humo para transmitirle las palabras del seleccionador. El malagueño al comienzo no daba crédito a lo narrado y tuvo que leer la transcripción de la rueda de prensa para creérselo. Recordaba que habló con anterior con Muñóz y este le había asegurado que estaba atento a sus evoluciones y que en cualquier momento podía llamarle, sin embargo tras estas declaraciones parecía que la puerta de la selección se cerraban definitivamente para el de Fuengirola. "Me parece increíble, todavía no me lo puedo creer. Muñóz siempre ha sido un hombre comedido, diplomático y educado. Jamas se ha metido con nadie, ¿por que lo ha tenido que hacer ahora con López Ufarte y conmigo? Si no le gustamos, si no entramos en sus planes que se limite a no llamarnos pero no a tirarnos por los suelos. [...] Ha sido un irrespetuoso conmigo, podre tener muchos defectos e incluso no ser el jugador que según su parecer necesita para la selección, pero de ahí a lo dicho media un abismo. [...] Afirma que no habido nada positivo, yo le respondo precisamente con mi palmares. Si era tan malo, ¿como es que entrenadores de la categoría de Molowny. Miljanic, Boskov, Di Stefano, Kubala y Santamaria contaban con mis servicios?, ¿como es que he jugado mas de 250 partidos con el Real Madrid?, un año puede ser fruto de la casualidad, ¿pero 8 o 9?". Juanito aseguro que no quería hacer nada mas y tan solo dedicarse a su club viendo el panorama en la selección. El partido en Luxemburgo fue a tono con las declaraciones previas: malo de solemnidad. España bajo una temperatura en negativo y con una capa de nieve sobre el césped derroto a los locales con un solitario gol de Maceda, lo cual aumento la pregunta de a que había ido España allí.

Juanito y Kubala en un entrenamiento en la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid. 

Si Juanito quiso dejarlo correr, el Real Madrid no fue de la misma opinión ya que  tampoco le sentaron bien las declaraciones del seleccionador. La Junta Directiva de Luis De Carlos envió sendos comunicados a Federación y seleccionador protestando enérgicamente por las declaraciones ya que las consideraban intolerables e impropias de un profesional, al mismo tiempo que recordaba que Juanito había sido internacional 34 veces con la absoluta, 2 con la Olímpica y 9 veces con la Juvenil. También la AFE se puso del lado de Juanito y López Ufarte, al tiempo que recriminaba al técnico lo manifestado. Desde la Federación, vía algún medio, deslizaron que la rueda de prensa en realidad fue una conversación informal, de la cual se sacaron fuera de contexto algunas frases, sin embargo la tesis se vino abajo al existir una grabación de aquellas palabras. La polémica fue perdiendo fuelle a medida que pasaba la semana y llegaba la nueva jornada liguera con un derby madrileño en el Calderón en ciernes.

Con las nefastas declaraciones, se enterraban de manera definitiva las aspiraciones de Juanito a volver a la Selección, salvo cambio en la dirección de la misma, cosa que no llego a suceder. Tras su retirada Juanito se sincero sobre esos años en una entrevista con Luis Arnaiz:

- Dejemosnos de medias tintas: ¿fue por eso o no fue por eso?
- Si, si...yo no explote por un razón muy sencilla: por mi forma de ser, por mi carácter. Eso es lo que me impidió que me convirtiera en uno de los grandes. He echado piedras sobre mi propio tejado. 
- Y lo que es mas, me da la impresión de que no le importaría seguir haciéndolo.
- No lo se... Hace once años, en el Mundial de Argentina, ya lo vio usted parecía que se daban las condiciones ideales para mi gran triunfo. Allí podría haber cambiado mi vida, me encontraba en un momento extraordinario de juego. Y no paso nada.
- Cuatro años mas tarde se daban circunstancias no menos favorables. Y el fracaso fue mayor si cabe. 
- Ese fue el gran chasco del fútbol español de siempre, probablemente. Ocasiones esas se dan pocas. Dos años antes en la Eurocopa de 1980, ocurrió algo parecido. En ese sentido, en esos instantes cumbres, he carecido de la suerte que he tenido en otros momentos. 
- Demasiadas lagunas para ser un grande.
- Demasiadas lagunas, en efecto.


El listado de partidos que jugo Juanito con la selección española absoluta en los cuales marcó 8 goles ante Hungria en Alicante y Budapest, Yugoslavia en Zagreb y Valencia, Francia en Madrid, Venezuela en Caracas y 2 a Mexico en el DF.

Por su parte Muñóz aguanto mas tiempo en la selección. La famosa flor de Miguel Muñóz, la suerte que le atribuían, hizo su aparición en la Eurocopa llegando España a la final contra Francia, donde entre un escándalo arbitral mayúsculo y un fallo de Arconada se perdió el título. Muñóz continuaría hasta 1988 en la Selección, pasando por el Mundial de México y la eliminación ante Bélgica en cuartos en la tanda de penaltis, y la Eurocopa de Alemania de 1988, donde la eliminación en la fase de grupos cerraría el segundo ciclo de Muñóz en la Selección. Aun así, sigue siendo a día de hoy el tercer seleccionador con mas partidos de la historia tras Del Bosque y Kubala.

El seleccionador Miguel Muñóz durante el Mundial de México 86.

(Articulo original nuestro publicado en Soy Madridista el 08 de Septiembre de 2018. Versión corregida y aumentada)

viernes, 14 de septiembre de 2018

Eduardo Teus: del balón al lápiz, del césped a la tribuna.

El fútbol, al igual que otras profesiones y aficiones, no es ajeno a los accidentes laborables los cuales pueden derivar en lesiones o en los casos mas graves llegar a la muerte. En nuestro país, desgraciadamente, hemos tenido diversos casos sobre un terreno de juego: Pedro Berruezo en Pontevedra en 1973, José Antonio Gallardo en Málaga en 1988 o Antonio Puerta en Sevilla en 2007, pueden servir de ejemplo siendo los casos mas conocidos en futbolistas de alto nivel, aunque obviamente por desgracia no han sido los únicos. Y no solo la tensión de determinados partidos se sufre en el césped, también es en las gradas donde unos cuantos aficionados en nuestro país han fallecido victimas de infartos debido a las penas o incluso alegrías que le transmitía su equipo. ¿Y que tiene que ver esta luctuosa presentación con el partido en San Mames?, fácil, la figura de Eduardo Teus.

Eduardo Teus López-Navarro nació en Manila en 1896, cuando Filipinas era todavía territorio español. Desde pequeño tuvo contacto con el fútbol, y de primera mano, al cursar estudios en el colegio Saint Joseph de Londres. Esta experiencia le sirvió sobremanera cuando vuelve a España en 1913. Entra en las categorías inferiores del Real Madrid, ya que aun tenia 17 años, ocupando las demarcaciones de medio y delantero.  Debuta con el primer equipo en la temporada 15-16 jugando diversos amistosos hasta que en un partido  ante el Sporting de Lisboa es golpeado por un jugador portugués durante un lance y sufre un colapso en el corazón. Teus tiene que parar durante varios meses y empezar desde cero. Sin embargo cuando reaparece lo hace como guardameta reserva en lugar de como jugador de campo. 

El Teus jugador, tercero por la izquierda, antes de un amistoso en 1916 ante el Club Alfonso XIII.

Se suceden los partidos y el Real Madrid viaja a Barcelona para disputar un par de encuentros en el viejo campo de la Calle Industria, donde juega el FC Barcelona. El primer partido lo pierden los blancos por goleada y el portero titular, Pablo Lemmel, no vuelve al hotel hasta la mañana siguiente. Santiago Bernabeu, capitán por aquel entonces, decide que pese a que son jugadores amateurs este tipo de actitudes no se pueden tolerarse y decide que sea Teus quien juegue de portero. Un Teus que había viajado a la ciudad condal con el equipo pagándose el viaje de su propio bolsillo. Este cuaja un gran actuación y el Madrid, aun no era Real, consigue empatar a 0. Sigue jugando como portero lo que queda de temporada y participa en la histórica semifinal de la Copa con los 4 partidos ante el FC Barcelona. Juega la ida en Barcelona donde el Madrid pierde 2-1, mientras que la vuelta en O'Donnell la juega Lemmel y el Madrid gana 4-1. Al no existir el computo de goles se decide jugar 9 días mas tarde un desempate en Madrid pero en el campo rojiblanco de O'Donnell, que se encontraba muy cerca del estadio madridista. 

El partido de desempate es espectacular. Se adelanta por dos veces el Real Madrid, Belaunde y Bernabeu, pero el gran goleador azulgrana Paulino Alcántara iguala el marcador. Belaunde pone por delante al Madrid, vuelve a empatar Bau. Mallorquí pone en ventaja a los cules y Belaunde iguala a cuatro goles a falta de varios minutos. En la prorroga sigue el partido de poder a poder: marca Bernabeu, iguala Alcantara, adelanta Martínez al Barcelona y a falta de dos minutos Bernabeu consigue empatar a 6. Se decide parar el partido y jugar otro nuevo desempate dos días después. En este cuarto partido juega Teus de titular y el Madrid consigue derrotar al Barcelona en la prorroga por 4-2. La intensidad de este partido y las decisiones tomadas por el arbitro José Angel Berraondo, ex jugador del Madrid y Barcelona, motivan que los azulgranas se retiren antes de finalizar el encuentro. Consideraban que el tercer gol madridista había sido logrado en fuera de juego y el cuarto tras una falta previa. Esta serie de partidos están considerados como uno de los inicios de la fuerte rivalidad entre Madrid y Barcelona. La final se celebra en Barcelona, y las informaciones que había publicado la prensa de Barcelona acerca de los partidos, genera un ambiente hostil para los madridistas. El día del partido, ademas de una buena pita y el mencionado ambiente, el Madrid se encuentra un terreno de juego lleno de barro por la lluvia. El Athletic de Bilbao, rival en aquella final, se aclimata mejor y derrota 4-0 al conjunto madridista que tendrá a Teus como portero titular en su primera final. 

Las dos siguientes temporadas, 16-17 y 17-18, Teus hará pareja de portero con Enrique Bertran de Lis, aunque el filipino sera el que mas partidos oficiales juegue. Volverá a jugar 2 finales de Copa. La de 1917,   precedida también por otra semifinal de 4 partidos en este caso ante el España de Barcelona, que tuvo cierta tensión. La final de la Copa estaba prevista que se jugara nuevamente en Barcelona en el terreno de la calle Industria, pero los directivos blancos asustados por el clima que había contra el conjunto blanco tras las semifinales piensan en jugar la final en Vigo, donde se encuentra el Arenas Club que había salido victorioso de la otra semifinal. Los vascos aceptan el cambio, pero no así los jugadores madridistas quien capitaneados por Teus deciden oponerse a ese viaje. Teus sabe que el viaje a Vigo desde Barcelona es una odisea, tras la cual llegarían los jugadores exhaustos y les esperaría un Arenas descansado que encima jugaría en un campo de hierba que les seria propicio, al contrario que los madridistas. Las tesis de los futbolistas vencen, aunque con bastante oposición de la  directiva blanca y para reducir asperezas con el publico catalán el Madrid publica un manifiesto en la prensa catalana escrito por el propio Teus, que el mismo calificaría de “pieza cobista para restarle animosidad al publico y hacerlo neutral”. El éxito de este manifiesto es notable y el publico se mantuvo neutral, lo que convenció a Teus de sus condiciones para el periodismo al que empezaría a engancharse a partir de ese momento. 

El primer partido de la final acabara empate a 0, pese a las dos prorrogas jugadas, y el Madrid no consigue superar al Arenas pese a jugar mejor. Para colmo De Miguel se hace una luxación de codo y tiene que jugar con el brazo en cabestrillo, no existían los cambios aun, durante casi todo el partido. 48 horas después se juega el desempate, y el Madrid juega prácticamente con diez debido a la lesión de De Miguel al que no puede sustituir nadie. Para colmo la táctica blanca sigue sin surtir efecto y el Arenas ya esta mas descansado y juega mejor. Suárez adelanta a los vascos y la primera mitad acaba con la derrota parcial madridista. Tras la reanudación el Madrid se lanza al ataque y poco a poco comienza a dominar, fruto de ello es una acción dentro del área que el arbitro dictamina penalti. Machimbarrena lo lanza pero Jauregui lo detiene. El partido se encamina al final y el Madrid ve esfumarse sus posibilidades hasta que aparece Rene Petit y tras un avance sorteando contrarios consigue empatar el partido. Este se marcha a la prorroga y en la primera de ellas todo sigue igual. Se decide jugar otra prorroga y es en ella cuando Ricardo Álvarez consigue marcar el 2-1 definitivo que daba el titulo al Madrid nueve años después. 

La competición de Copa de 1918 es mas tranquila y solo aparece cierta polémica en la final. Esta se juega en el campo de O'Donnell donde se enfrentan el Real Unión de Irún al Madrid. Los vascos, que cuentan esta temporada en sus filas con Rene Petit, derrotan por 2-0 a los blancos con un primer gol que según las crónicas no llego a entrar en su totalidad y fue fuertemente protestado.

El Teus portero, en la previa de la final de Copa de 1918.

La temporada 18-19 corta en seco la prometedora carrera de Teus. Una lesión de menisco, que hoy en día no seria tan importante, lleva a la retirada del fútbol profesional del guardameta que tan solo tenia 22 años. Pero el no poder jugar no merma su pasión futbolística. Teus, licenciado en derecho e interventor del estado, comienza a trabajar como redactor deportivo. Primero en el diario El Imparcial, luego en El Sol desde 1923 a 1936, durante la Guerra Civil en el diario España de Tanger, y al acabar la contienda en el diario YA, donde permanecerá el resto de su vida. Gracias a esto esta presente en 57 de los primeros 60 encuentros oficiales de la selección Española, acude a las 3 Olimpiadas de la década de los 20, al Mundial de Italia, etc. en unas crónicas en las cuales deja patente su buen estilo y su visión del fútbol. Ademas del balompie es un apasionado de la pelota vasca y el ciclismo e igualmente escribirá buenas crónicas sobre estos deportes durante años. Hay que recordar que la Editorial Católica propietaria del diario YA, organizó la Vuelta Ciclista a España durante la segunda mitad de los años 40. 

El Teus periodista en su etapa del Diario YA.

Tras la Guerra Civil el fútbol patrio prácticamente tiene que empezar de cero y la Selección Española no lo es menos. El máximo organismo deportivo surgido tras la Guerra es el Consejo Nacional de Deportes, mas tarde Delegación, que preside el Teniente General Moscardó, que había sido responsable de la Escuela de Educación Física que el Ejercito tenia en Toledo. Designa como presidente de la Federación Española de Fútbol a Luis Saura del Pan, quien piensa en un primer momento en Amadeo García Salazar, el seleccionador nacional anterior a la Guerra, para que recupere el cargo. Este sin embargo se haya convaleciente tras un grave accidente automovilístico y Saura decide elegir para el cargo a Eduardo Teus en el verano de 1940. El desafío es grande, la selección que reúne Teus tiene en su mayoría savia nueva. Se programa un partido ante Hungría en Valencia en Diciembre de 1940 pero el transcurso de la II Guerra Mundial hace que no se pueda desplazar la selección húngara hasta España. Entre Enero de 1941 y Abril de 1942 España juega 6 partidos: empata en Portugal a 2 a los que luego golea en Bilbao por 5-1, derrota a Suiza por 3-2 en Valencia, empata en Berlín a 1 ante Alemania y cae en Milan 4-0 ante Italia. 

El balance no es malo ni mucho menos, dada las dificultades encontradas, pero la derrota por goleada ante Italia sienta muy mal al General Moscardó quien lo considera una humillación. Entre eso y la II Guerra Mundial, España no volverá a jugar un partido internacional hasta Marzo de 1945. Antes de este nuevo partido se hace efectiva una disposición por la cual el cargo de seleccionador se hacia  incompatible con la profesión periodística. La norma era clara, desde la Delegación no querían a Teus pero tampoco querían cesarle sino que este dimitiera. Teus lo tuvo claro, y visto lo visto, decidió seguir con su profesión periodística. 

El Teus seleccionador español.

Mientras sucede el trienio sin partidos de la selección, Teus sera participe activo de otra gran polémica que envolvió a Madrid y Barcelona a comienzos de la década de los 40. Al inicio de la segunda vuelta de la Liga 42-43, Barcelona y Real Madrid se enfrentan en el viejo Les Corts arbitrados por el asturiano Fombona Fernández.  El partido finaliza con un espectacular 5-5, tras igualar la desventaja el Madrid, y desde Barcelona acusan al arbitro de permitir el juego duro, anular un gol al Barcelona y dar como valido el ultimo gol madridista que entendían que venia precedido por una falta. La polémica aguanta unos días, pero como ni Barsa ni Madrid llevan una buena liga se va olvidando poco a poco. Al final de la Liga llega la competición de Copa, y tanto Madrid como Barsa van pasando las eliminatorias hasta que el sorteo depara que se enfrente ambos en semifinales. La ida es en Barcelona y es arbitrado nuevamente por el asturiano Fombona. Ambos equipos ven en esta competición su tabla de salvación para la temporada. Esta vez serán los madridistas los que se quejen de su actuación tras perder 3-0 en un Les Corts lleno hasta la bandera y que dejo mas de medio millón de recaudación, cantidad muy buena para la época. El partido resulta duro y con bastante algarabía y protestas del publico hacia los madridistas y el arbitro. Las noticias que llegan a la capital sobre el partido encienden a la hinchada madridista y la vuelta se empieza a caldear, pese a que el 3-0 parecía un resultado contundente. En este momento cuanto Teus aparece en escena con su crónica desde el YA, un diario importante en la época, sobre el partido de ida. Teus acusa al publico de Barcelona de influir con su actitud en sobremanera sobre el arbitro en los dos primeros goles cules, así como que la jugada del tercer gol proviene de un fuera de juego. Dice que Fombona arbitró asustado ante la presión del publico y critica a parte de la prensa de la que dice que solo veían para la final a Barcelona y Athletic de Bilbao, por lo que al ir pasando los minutos y ver que el Madrid no encajaba goles, la presion de ambos hace que Fombona “otorgue” un gol al Barcelona en un barullo, pite un penalti a favor local y anule una jugada de Barinaga que acaba en gol porque justo antes pita el final del primer tiempo. Despide la crónica pidiendo que Chamartín ayudase en el partido de vuelta como lo hizo la “cazuela hirviente” de Les Corts. 

Dado que el partido es al fin de semana siguiente, y salvo que las imágenes del partido se muestren en el NODO, las crónicas periodísticas son los grandes testimonios de lo acaecido en Barcelona de hay la importancia y el seguimiento que tienen grandes cronistas como Teus. En Chamartín se igualo, sino se supero la cazuela que pedía Teus. Tal y como reconoció Ramón Mendoza en su autobiografía, presente en el partido de vuelta, la crónica del periodista tuvo amplia difusión en la capital mediante el boca a boca y prueba de ello es que se repartieron pitos para presionar al arbitro y al contrario, incluso desde la sede madridista de la calle Victoria. El resultado es de sobra conocido, el Madrid levantó la eliminatoria y goleo por 11-1 en una tarde histórica a la cual los barcelonistas siempre han sembrado dudas sobre lo acontecido dentro y fuera del campo. Sin embargo esta historia, y sus repercusiones, la dejaremos para otro momento y volvemos a Teus.


Los años se suceden y Teus sigue escribiendo en las paginas deportivas de YA las crónicas de los partidos madridistas. Esta considerado uno de los grandes cronistas de la época, y aunque ni oculta ni abandona  su fe madridista, suele ser imparcial. Llegamos a la temporada 1961-62 y el 8 de Octubre el Real Madrid visita Bilbao en la 6ª jornada. Hasta allí viaja Teus con su esposa, donde visitan en San Sebastián al extrenador realista y de la selección española Benito Díaz, vuelve a Deba para recordar los veraneos de antaño junto a su mujer y finalmente acude a Bilbao.  Fiel a su estilo se marcha a la tribuna de prensa para seguir el partido y poder tomar notas, mientras que su esposa ve el partido desde tribuna con un sobrino. El Real Madrid juega un buen partido. Di Stéfano adelanta al poco de comenzar el partido y con ese resultado  se va a al descanso. Al poco de la segunda parte, en el minuto 65, una jugada entre Di Stéfano con Gento acaba con un centro de este desde la banda para que Tejada en marcha, dispare a puerta ante lo que Carmelo no puede hacer nada. Apenas finalizada la algarabía del segundo gol madridista, se produce un revuelo en la tribuna de prensa. Algo sucede. De repente se hace un claro, y se ve a Teus con el lápiz entre los dedos y la cabeza posada sobre la cuartilla donde tomaba notas. Rafael Barbosa, Víctor Ruiz y Gerardo García, compañeros de profesión y adyacentes a su ubicación, le han visto caer y se levantan para ver que le sucede e intentar reanimarlo. Al no responder rápidamente se le lleva a la enfermería del estadio, donde los médicos del Athletic intentar salvarle, pero es imposible hacer nada por su vida. Eduardo Teus, victima de un infarto, había fallecido en San Mames mientras veía al Real Madrid, su Madrid, y mientras hacia lo que mas le gustaba: escribir. Murió al pie del cañón, con el lápiz sujetado por una mano agarrotada que intento aferrarse a la vida, y con el cual antes de fenecer dejo escritas sus ultimas lineas: “Diecinueve minutos. La internada de Gento. El pase atrás. Y lo clava Tejada”.


Al poco es informada su esposa y su sobrino, y esa misma tarde sale en ambulancia su cadáver hacia Madrid donde sera enterrado al día siguiente en la principal necrópolis de Madrid: el Cementerio de Nuestra Señora de la Almudena, bajo el acompañamiento de una gran cantidad de amigos y familiares. A titulo póstumo le sera otorgada la Medalla al Merito Deportivo de la Delegación Nacional de Educación Física y Deportes. 

La muerte de Teus es un duro golpe para la vieja guardia madridista. El Boletín del Real Madrid lo lleva en portada y el mismo Santiago Bernabéu le dedica un articulo en la revista: “(…) tuvo siempre dos sobresalientes cualidades: lealtad y simpatía. He conocido muy pocas personas que con la marcha del tiempo hayan sido fieles a sus características juveniles, y a menos que hayan ido aumentandolas, pero Eduardo era uno de ellos. (…) He podido comprobar como a su muerte se han reconocido sus virtudes, incluso los mas enemigos del Madrid le han dedicado sus elogios. (…) Yo le quería y le admiraba. Siempre declaro su madridismo, que nunca le impidió ser justo, y eso era y es muy difícil, especialmente cuando se escribe en periódicos de Madrid como el lo hacia. El Real Madrid, su club, no le olvidara nunca porque Eduardo Teus siempre ayudo al Real Madrid con su honradez, su lealtad, con su bondad.”

Aunque las nuevas generaciones no le tienen tan presente, dado el tiempo desde su retirada, el gran patriarca blanco intenta que no sea así, y en el aniversario de su fallecimiento descubre en presencia de su viuda,  Ramona de Erice, y su hijo, Eduardo Teus Erice, una placa en la tribuna de prensa del Santiago Bernabeu, lugar donde tantos partidos vio el exguardameta. Dicha placa estaría presente alli hasta la reforma del Mundial 82, ya sin Bernabéu, donde se retiraría. Igualmente en San Mames también se colocó en la zona de prensa una placa similar en recuerdo de Teus.

Bernabéu con la viuda y el hijo de Teus, durante la inauguración de la placa en su recuerdo.


No queremos terminar este reportaje sin agradecer al Servicio de Documentación del Real Madrid la cesión de la foto de la inauguración de la placa, así como las respuestas a las preguntas planteadas sobre aquella placa. 

viernes, 31 de agosto de 2018

Chechu Biriukov: Llegada a España y debut tardio

Tal día como hoy de 1995, una de las leyendas del baloncesto madridista se despedida con un partido homenaje ante el CSKA de Moscu en el viejo Pabellón de la Ciudad Deportiva: el gran “Chechu" Biriukov. 

Como quiera que en sus 11 años de permanencia en la “Casa Blanca” dieron para mucho, hoy queremos aprovechar para rescatar de la hemeroteca varios pasajes de los inicios de su vida deportiva en el Real Madrid. De inicio vamos a recuperar la primera entrevista que concedió a un medio español cuando apenas era un jugador junior en la selección de la URSS. Hablamos de finales de Agosto de 1982, durante el cual Chechu se encontraba disputando con el conjunto soviético el Europeo Junior de Baloncesto en Bulgaria. Encuadrada en el grupo B junto a España, la selección rusa acabo llevándose el triunfo tras derrotar en la final a Yugoslavia por 97-87 en un gran duelo anotador entre Biriukov con 34 y Drazen Petrovic con 32. Os dejamos con la transcripción literal de aquella entrevista.


El capitán del conjunto soviético responde al nombre de José Birioukov (nota: en el original aparece así). No tiene en principio nada de especial, descartando su gran calidad como jugador: es titular indiscutible del equipo y hombre que resuelve en los momentos decisivos con su tiro infalible desde ocho metros. Hasta aquí es lo que aparece en la estadística del campeonato. 

Sin embargo, Lombao, preparador físico español, descubrió algo mas de este jugador. su segundo apellido responde a Aguirregabiria, cual se explica porque su madre es de Santurce, aunque vive en Moscú casada con un ciudadano ruso.

- Mi madre esta ahora en Santurce de vacaciones. Yo apenas hablo español, solo un poquito. Tengo que concentrarme para entender si me hablan en español.
- ¿Has estado en España alguna vez?
- En 1977 estuvimos de vacaciones mis padres y yo. Tengo un hermano mayor. En España nos quedan parientes, tíos, primos...
- ¿Tienes idea de volver?
- En plan turístico no lo he pensado todavía, porque antes iré a jugar. El año próximo se disputa en Palma de Mallorca el Mundial Junior y quiero estar en el. 

José Birioukov ha cumplido en febrero diecinueve años. Desde hace una temporada pertenece al Dinamo de Moscu. Es, por tanto, un jugador con experiencia en alta competición, que en el Europeo Junior demuestra su valía. Su talla es de 1,93 metros.

- ¿Que conoces de España?
- Bilbao, la provincia de Vizcaya es muy bonita. Por lo que respecta al baloncesto de su país, tienen jugadores de clase excepcional. Corbalan, San Epifanio o De la Cruz están entre los mejores de Europa en estos momentos, y han entrado en la ultima selección europea. España tiene un conjunto entre los cuatro o cinco mejores del mundo. 
- ¿Que te ha parecido la selección junior española?
- En honor a la verdad puedo decir que ha luchado mucho y nos ha dado trabajo para derrotarla, a pesar de esos 22 puntos de diferencia finales. De los españoles me ha gustado mucho el numero cinco - Llorente- y el ocho - Villacampa-. Son unos jugadores con temperamento. Entre los pivots, Vecina es bueno. Eso me ha parecido.
- ¿Ha pensado en ir a España para jugar en algún equipo de baloncesto?
- Quizás pasar allí una temporada seria formidable para aprender el idioma. No estaría nada mal.

Y Lombao que esta en todo, me apunta que Birioukov tiene doble nacionalidad hasta los veintiún años. De momento no podemos entrar en detalles sobre si es posible su contratación por un equipo español. Pero si así fuera, este oriundo podría actuar en Primera División sin problemas de ningún tipo. Categoría le sobra al moscovita de raíces en Santurce:

- Ahora estamos preocupados por dejar una buena imagen de juego en este Campeonato de Europa y tratamos de conquistar el titulo. Es una preparación para el Mundial próximo.

Para terminar apunta en un papel el nombre de su madre, Clara Aguirregabiria - escribir el apellido le costo trabajo-, por si ahora que esta en Santurce leyese sus declaraciones, las primeras que hace para un país extranjero. 

El juego del escolta, quien ya había sido convocado para jugar amistosos con la selección rusa absoluta, no paso desapercibido para los técnicos blancos y cuando a las oficinas blancas llego a través de su primo el ofrecimiento para fichar al jugador, el club empezó a pensar más seriamente su incorporación. Esta finalmente se produjo a finales de Septiembre de 1983, tras un viaje a Moscú de Luis Martínez Laforgue, vicepresidente del Real Madrid, y a Jesús Samper, asesor jurídico del club. Ambos lograron el pase del escolta, que pertenecía al Dinamo de Moscu, y su salida del "Telón de Acero". Recordemos que la salida de jugadores de la URSS en aquellos años hacia la Europa occidental era con cuentagotas. A todo esto se le junto que en aquellas fechas el gobierno ruso derribo un avión de pasajeros de Korean Air, con lo cual primero el gobierno americano y posteriormente otros países hicieron boicot a la aerolínea rusa Aeroflot. Si a esto le sumamos que el Madrid escondió y apenas dio información sobre la llegada del hispano ruso, este arribó a Barajas casi en la clandestinidad. Tan grande fue la falta de información que a Biriukov no le esperaba nadie del propio Real Madrid, tan solo estaban allí un par de redactores y algún fotógrafo. Fueron los propios periodistas quien informaron al entrenador madridista Lolo Sainz, sobre el nuevo fichaje, algo que le sorprendió mucho ya que el propio Lolo había estado una hora antes por Barajas, al llegar de Barcelona de jugar el ultimo compromiso liguero: "¿De verdad?, no me lo creo. Esta intentando sacarme alguna información. [...] Bueno, bueno, no sabia nada de su llegada. De cualquier forma me alegro de que este por aquí y espero poder disponer pronto de el."



Junto a Chechu llego su madre, quien le ayudaba con el idioma puesto que aún no lo dominaba, y que se mostraba entusiasmada con el retorno al país del cual salio siendo una niña en 1937, en uno de los últimos viajes del barco "Habana", huyendo de la Guerra Civil que asolaba España. 

Sin embargo el debut de Biriukov no fue tan rápido ni tan simple como se pensaba. Por aquel entonces existía la limitación de dos extranjeros por plantilla y el Madrid ya tenia a Brian Jackson y Wayne Robinson y pese a que a Biriukov se le ficho con la intención de ocupar plaza de español, no tenia la nacionalidad y por tanto no podían inscribirle sin dar de baja antes a alguno de los dos norteamericanos. El Madrid entendía que al ser hijo de española, la nacionalidad no tendría que demorarse a tenor de una reforma reciente del código civil. Sin embargo el laberinto burocrático fue inclemente y comenzó un largo proceso donde incluso el caso llego a elevarse varias veces al Consejo de Ministros que denegó la autorización. El proceso se alargo mas de un año durante el cual el escolta no pudo jugar de manera oficial mientras que el caso pasaba de la Federación al Ministerio, el club o la recién creada ACB. Biriukov al menos pudo debutar en noviembre de 1983 con la camiseta madridista en un amistoso ante el Maccabi en Tel Aviv, con motivo del 50ª aniversario de la fundación del equipo judío. 12 puntos fueron la aportación del escolta en aquel primer partido. 

Finalmente en Noviembre de 1984 la burocracia llegaba a buen puerto y la Federación dio la autorización a la ACB para que tramitara la ficha de Biriukov como jugador nacional. La alegría llego a la casa de Biriukov quien se entero casi de madrugada, tras asistir como espectador al partido europeo que habían jugado los madridistas ante el Vevey suizo en Copa de Europa. 



El Real Madrid no decidió esperar mas y dado que Biriukov no había estado parado y se encontraba en forma, Lolo Sainz le convoco para el partido liguero de dos días después ante el Caja de Alava en la Ciudad Deportiva. Alli, al ya español, le esperaba un pabellón lleno hasta la bandera deseoso de ver a la gran esperanza y comprobar si todo lo que se habia esperado y luchado por el, tenia su fundamento. Una decena de minutos despues del salto inicial, Sainz sentó a Iturriaga para dar paso a Biriukov quien fue recibido con una ovación de mas de un minuto. Durante 26 minutos que estuvo en el parque dio pequeñas muestras de calidad, incluso jugando de base, aunque el partido, que gano el Madrid por 97-75, no acompaño para el debut. 

Desde ese momento paso a ser un fijo de la primera plantilla en la cual estuvo durante 11 temporadas en las cuales logro 4 Ligas, 4 Copas del Rey, 1 Copa de Europa, 2 Recopas y 1 Korac, llegándose a ser el capitán del equipo durante su tramo final. Sin embargo ciertas lesiones afectaron a su rendimiento y el club decidió prescindir de sus servicios en el verano de 1995, aun sin restablecerse de la ultima, para lo que aprovecharon una visita del CSKA de Moscu y preparar deprisa y corriendo un partido homenaje al cual el susodicho no pudo ni vestirse de corto. Triste final para un grande del basket madridista. 



sábado, 25 de agosto de 2018

El Real Madrid y el Trofeo Inmortal de Girona

Aprovechando la visita madridista de este fin de semana a Montilivi, y siendo esta la segunda vez de manera oficial en toda su historia, vamos a recordar aquellas visitas realizadas a finales de los 70 y comienzos de los 80 que hizo el club blanco a Girona. 


Con la moda de la torneos de verano, el Girona creo el suyo a comienzos de los 70 bajo el sobrenombre de Trofeo Costa Brava y que a día de hoy se sigue disputando. Sin embargo con el ascenso del Girona a una nueva 2ª División B recién creada en la temporada 77-78, el club rojiblanco quiso jugar otro trofeo para conmemorarlo. En un primer momento se pensó en invitar el FC Barcelona o al RCD Español, pero ninguno de ellos se mostró accesible por lo que la siguiente elección recayó en el Real Madrid quien nunca había jugador por aquellas tierras. Los blancos aceptaron la invitación y el 20 de Agosto de 1977 el conjunto blanco se presentó en Girona bajo el mando de Antonio Ruiz, segundo entrenador de Miljan Miljanić dado que este se encontraba en Belgrado para asistir a una operación de su padre. Con un lleno hasta la bandera, la afición local y multitud de aficionados blancos llegados de distintas zonas de la comarca, recibieron con ovaciones a un conjunto blanco que solo prescindió de los jugadores tocados o lesionados. Garcia Remón, Uria (Rubiñan), San José, Sol, Benito (Sabido), Vitoria, Aguilar, Stielike (Escribano), Santillana, Guerini y Macanas (Isidro) fueron los jugadores blancos que saltaron al estadio Municipal.

Pese a la diferencia de categoría y calidad, no olvidemos que el Girona había ascendido tras casi 20 años jugando en Tercera División, los locales no se vinieron abajo y disputaron el partido a un Madrid que recibió hasta 3 tiros al palo. En la segunda parte los blancos impusieron su calidad y fondo físico asediando la portería del meta local aunque no consiguieron hacer mover el marcador. Dado que había en juego un trofeo cedido por el Ayuntamiento de la localidad, ambas escuadras se jugaron el mismo desde el punto de penalti. Allí no hubo mas color que el blanco quienes ganaron por 1-3 al marcar los suyos “Chupete” Guerini, Rubiñan y Escribano. El I trofeo Inmortal Girona viajaba hasta Madrid. 

Los hinchas madridistas dando color a las gradas del Municipal gerundense en la primera visita madridista.

Debido a los buenos resultados que deparo el partido, tanto de publico y recaudación como de fútbol, el Girona continuo con el Torneo al año siguiente con la visita del Real Murcia que derroto a los locales por 1-3. La segunda visita blanca se hizo un año después, en 1979 casi a finales de mes de Agosto, y supuso una gran ayuda para las arcas locales la presencia blanca dado el publico que arrastraba para verlos. Ademas de un déficit monetario que acumulaba el Girona, se le sumo perdidas económicas en el Trofeo Costa Brava celebrado unos días antes, así como la destrucción debido a un incendio, del bingo que acababan de abrir en los bajos del estadio y que intentaba paliar la situación económica de la entidad. Las desgracias se paliaron en parte con la taquilla del encuentro debido a que nuevamente el publico acudió en gran numero al estadio para ver a las estrellas blancas que dispuso Boskov sobre el césped del Municipal: Garcia Remón, San José (Isidro), Benito, Garcia Navajas, Camacho (Portugal), Stielike, Del Bosque, Angel, Juanito, Santillana y Rincón. 

Garcia Remón, Stielike, San Jose, Benito, Navajas, Camacho, Juanito, Del Bosque, Angel, Santillana y Rincón en la visita a Girona en la temporada 79-80.

Con un retraso de 15 minutos sobre el horario previsto, y motivado en deferencia al publico que seguía entrando al estadio, comenzó el partido. Pese a que no lucio todo su potencial y jugo a medio gas, esta vez el Real Madrid no dejo que el partido llegara tan lejos como el primer año y consiguió una victoria cómoda ante un conjunto local que lucho sin descanso. Con un marcador de 0-4, obra de Santillana por dos veces, Portugal y Juanito, el Real Madrid ponía rumbo a la capital con su segundo trofeo. Los únicos inconvenientes del partido fueron la lesión del ingles Cunningham en el calentamiento, una constante durante su etapa madridista, y un golpe de Camacho que tuvo que ser sustituido. Una ultima curiosidad de aquel desplazamiento, tanto Girona como Real Madrid retrasaron un día el partido para no coincidir con la final del Trofeo Joan Gamper que a la postre disputaron Barcelona y el Colonia, por lo cual el conjunto cule en vista del gesto madridista invito a la plantilla y al cuerpo técnico a asistir al partido en el Camp Nou. 

Para la siguiente visita madridista hubo al comienzo cierta reticencia en la “casa blanca”, dado que en la anterior edición el Real Madrid tuvo problemas para cobrar el cheque que el Girona le había entregado por su participación en el trofeo. Tras el cambio de presidente rojiblanco, este se sentó a hablar con Luis De Carlos para explicar lo acaecido y solicitar nuevamente la visita blanca. De Carlos no puso problemas y el 21 de Agosto de 1980 nuevamente viajo el Madrid a la capital de la Costa Brava para jugar el IV Trofeo Inmortal de Girona. Estamos en el año del 50º Aniversario de la fundación del club y el Girona lo quiso celebrar a lo grande. Primero la Real Sociedad en el Trofeo Costa Brava, donde venció 1-2 aunque ocasiono déficit económico su visita: se recaudo menos que lo que costo su contratación. Nuevamente el Madrid salvo las cuentas de los rojiblancos y otro gran entrada en el Municipal trajo beneficios para el conjunto local. 

Stielike, Garcia Remón, Gallego, Cortes, Hernandez, Camacho, Navajas, Juanito, Angel, Santillana e Isidro en la visita de la temporada 80-81.

Boskov volvio a llevar a todos los titulares y jugo aquella noche con García Remón (Agustín 45´); García Cortés, Camacho, Gallego, García Navajas (Pérez García 45´); Stielike (Del Bosque 45´); Ángel (Portugal 45´), García Hernández, Juanito (Cunningham 56´ y Rincón 77´), Santillana e Isidro. El partido fue el mas emocionante y disputado entre ambos equipos hasta ese momento. El Girona logro aguantar los envites del conjunto blanco, y pese al gol inicial de Juanito tras un penalti discutido, logro empatar por medio de Morata. Hasta mediada la segunda parte logro mantener el empate, pero los posteriores cambios y el cansancio hizo mella en el Girona que poco a poco sucumbió. En los últimos 20 minutos finales Isidro, Garcia Hernandez y Santillana inclinaron la balanza hacia los visitantes, que se acabaron llevando el trofeo por tercera vez. La entrega del mismo fue realizada por el entonces Vicepresidente del Gobierno y anterior Jefe del Estado Mayor del Ejercito, Manuel Gutiérrez Mellado. Para aquellos que no lo ubiquen, se trata del militar, vestido de civil, que se enfrentó a Antonio Tejero en el hemiciclo, durante el intento de Golpe de Estado de 1981, y que se encontraba sentado junto a Adolfo Suarez en la fila de asientos del Gobierno. 

En 1981 llegara la ultima visita blanca a Girona, la cual la jugara el Real Madrid como compensación del traspaso del jugador local Javier Juliá al Castilla, la temporada anterior. Nuevamente llevo Boskov a todos los titulares, y a excepción de los lesionados, el Madrid salto a Montilivi, que tuvo poco mas de media entrada, con un equipo integro de jugadores españoles: Miguel Ángel; San José, García Cortés, García Navajas; Camacho, Del Bosque (Gallego 45´) Juanito (Pineda 45´);Ángel, Santillana (García Hernández 45´), Ito e Isidro. El partido fue con diferencia el peor de los jugados hasta aquel entonces y el Madrid gano fácilmente aunque sin ninguna brillantez. 2 goles de Juanito y otro de Angel, daban el cuarto trofeo para el Real Madrid que nuevamente era entregado por Gutiérrez Mellado. 

Gutierrez Mellado entrega a Miguel Angel, capitán blanco, el trofeo conseguido en esta edición.

Tras esta 4ª visita madridista se puso punto final a las visitas a un Torneo, que sin la presencia blanca apenas tuvo continuación y desapareció al poco tiempo. El Girona navego durante los siguientes años entre 2ºB y 3ª División, con alguna incursión en Regional, hasta que en 2008 retornara a 2ª División 50 años después y ascendiera el año pasado a la máxima categoría.

(Articulo original nuestro publicado en Soy Madridista el 29 de Octubre de 2017. Versión corregida y aumentada)